El término y el duelo.

21 Oct

El término y el duelo.

Estoy soltera. La soltería ha llegado a mi vida en un momento donde no la esperaba. Pero ya está, nada qué hacer.
La soltería viene con muchas cosas más de la mano: ver más a los amigos, más tardes caminando sola, uno empieza a probar más cosas; cosas de todo tipo, comida, música, ropa, uno empieza a “abrirse al mundo” jajajaj si literalmente, porque uno pololeando se cierra a muchas cosas, dejamos de carretear, de juntarnos a almorzar con los amigos, bueno, un sin fin de cosas.
Por eso es que la soltería, cuando llega de golpe o bien fue premeditada, viene con una bofetada de cosas nuevas. Una se queda sentada en la cama y es como: “Ya, tengo mucho tiempo libre, podría ahora mismo salir a caminar y encontrarme al verdadero amor de mi vida” . Claro, porque dentro de la pena que una siente al terminar una relación (cuando hay pena, otras veces hay alivio), están otras cuantas más, como dije, el tiempo libre, los minutos libres del celular, las cosas que íbamos a hacer y ahora tendremos que hacerlas solitas y/o con amigos. Uno comienza a estar disponible, y no solo para el mercado de galanes, sino que para todo el mundo. Salir con mi hermana, hablar más con gente que pololeando no solía hablar, ver a amigos que hace rato no, uno empieza a suplir la falta del macho alfa con amigos, amigos que a una le dan afecto y apoyo moral. Ahora estoy pasando por un momento así, y en una semana he visto a más amigos que en todo el primer semestre. No es que cuando se está pololeando se olvide de los amigos, el cliché de “ayy ésta está con pololo, no pesca” NO. Pero sucede que el pololo, cuando lo hay, cumple muchas funciones, que después cuando se va, las hacen los amigos y gente que uno va conociendo. Necesitamos llenar ese espacio, porque es un espacio que también alberga la pena y el “abandono” que sentimos.
La soltería, cuando es deseada, es felicidad. Uno carretea, lo pasa bien, no se acuerda de nadie y está demasiado disponible para conocer gente, para hacerse la simpática y comenzar a anotar números y agregar gente a facebook. Digo esto porque comprometida, poco y nadie acepto en facebook, poco y nada converso con gente que no conozco…uno se centra en el pololo, creo que no es dependencia, pero es una vida en común, donde se supone que ya encontraste todo y todo está resuelto…pero pasa algo y se va todo el carajo.
Y ahí está el duelo. Si, porque algo se murió, algo se fue, algo quedó estancado en el barro y ya es imposible de sacarlo. Vienen los llantos sin razón y el no hambre. La verdadera depre da sin hambre, eso de “me como una caja de bombones porque tengo pena” es otra cosa, es algo del momento, porque estás triste y con los chocolates se te pasa, pero the real depre no, no hay pie de limón que la quite, y deja de dar hambre, como los enfermos. Cuando uno está enferma y no tiene apetito, lo mismo pasa acá. Estoy expuesta. Vuelvo a estar sola, y no es que necesite de alguien para ser feliz, pero estoy sola cuando aún sigo enamorada y no me desprendo. No tengo ganas de hacerlo tampoco.
Y respecto a los llantos que vienen de la nada. Ir en la micro, en la universidad, donde sea, acordarse de esa tienda donde entramos (una tontera) y hacer pucheros. Escuchar hasta a Américo y su “Y hoy te vas, te vas, te vas te vas” y caer en un pozo sin fondo. Los comerciales, los días de sol, todo absolutamente todo te recuerda a él, te da pena y lloras.
Pero llorar no es malo, porque uno queda tan anestesiado después de llorar, que alivia un poco las cosas. Eso es pena, una pena infinita.
Pero la pena, en algún momento, se va. Hay que dejarla ahí quetita, no tratar de esquivarla, no, sino vivirla y asumirla, pero dejarla ahí, para que se vaya. Esuchar canciones que den pena, filo, lloro, no voy a ponerme a escuchar JLO o algo movido, si no tengo ganas, si en verdad quiero cantar con Adele a todo chancho, sentir que me duele. Llámenme masoquista, pero odiaría que mientras estoy de duelo, con pena, pongan Britney. Me parece un insulto. No, yo quiero a Arjona.

El tema de los llamados por teléfono es otra gran cosa, donde nadie se pone de acuerdo, donde al final ambos terminan llorando…a veces uno llama al susodicho con la esperanza de que te conteste él de antes, es decir, él que fue tu pololo. No el soltero sin sentimientos de ahora. Pero queridas, puedes llamar como mala de la cabeza y él que quieres no te va a contestar…tiene que pasar tiempo, meses, para que el tipo vuelva a ser el que fue contigo (si es que entra en razón, hay gente que cambia para siempre). Y esto se da por algo sumamente simple: los hombres no sopesan, actúan y luego se dan cuenta de lo qué hicieron. No saben lo que es meditar y el arrepentimiento llega bien tarde. Por eso que cuando todo se acaba, ellos están super, felices, siguen normales y una está depre, porque claro, nosotras sí nos damos cuenta de lo que pasa, de que todo se acabó y de lo que ello implica. Pero lo superamos, meditamos, tomamos decisiones pensadas, por eso casi nunca nos arrepentimos, o tiene que pasar mucho tiempo y ciertas situaciones, para arrepentirnos. Funcionamos distinto, y me parece bien, el efecto del término de una relación en nosotros tiene aplicación inmediata, en ellos, no.

Creo que el mayor factor de pena, más allá de que no estamos con la persona que amamos, no es ese hecho en sí, tampoco es que él pueda conocer a otras mujeres. Es el cambio de persona, porque insisto, tu pololo es más que eso, es el mejor amigo, en quien te apoyas, con quien lloras cuando pasa algo en tu casa, es quien sabes que va a estar ahí, si o si, tu compañero…pero ocurre lo inesperado y el sujeto ya no es ni tu mejor amigo, ni tu apoyo, menos tu amante, y no tiene ganas de volver a serlo, eso es lo que duele. Hay un momento, que se repite en todas, en donde el angustia y le pena se juntan, viene un llanto pero mal, uno mira alrededor y dice “de verdad esto está pasando?” Si, está pasando, y estás viva.
Pero en fin, las cosas que duelen, duelen porque están, y se van a ir, tarde o temprano. Si hay ganas de llorar, hay que acatar, nada más, inevitablemente, uno va a estar mejor en algún momento No hay receta, no hay milagros, ni infusiones ni pasteles que la quiten, solo el tiempo y su poder sanador.
No hay que hacerse la valiente, tampoco mostrarse como estropajo frente al hombre, pero no voy a intentar mostrar algo que no soy, no soy cabrona ni mucho menos, a otro con ese cuento de las cabronas y ese libro idiota. Nada, nadie sigue esos consejos al pie de la letra, porque somos humanas, no somos un capítulo ni una máquina donde las emociones fuertes se controlan ni donde somos devora hombres. Somos normales, las mismas de hace siglos, un libro no cambia nada. Me parece ridículo que hayan mujeres que lo lean, y crean que pueden hacer lo que ahí se dice y que les dará resultado. De qué me sirve? yo tengo que actuar como me siento, nada más. Como dicen, cada persona es un universo.
Eso, mucho qué decir, nada que esconder.
Besos.

2 comentarios to “El término y el duelo.”

  1. vale giglio octubre 22, 2012 a 4:40 pm #

    Es complicado volver a reiniciar la vida cuando estabas planeando una vida junto a otra persona.. que quizá eran ideas que se miraban de muy lejos, pero que te llenaban de alegría porque eran junto a la persona que amabas… Pero algo es cierto, no es bueno esperar que vuelva, ni menos regresar cuando te busque… creo que las relaciones que fueron capaces de romperse, sea cual sea el motivo, por algo sucedió, no esta bien que retomen la relación… porque eso hacen… retomar una relación fallida….y para que esas dos personas puedan estar juntas nuevamente, no pasaran meses o un año.. porque solo volverá a ser lo mismo… sino que debe pasar unos 4 o 5 años (creo ke es un tiempo donde se te olvida y recomienzas tu vida de tal forma que la vida del otro poco importa) y si pasado ese tiempo vuelven a encontrarse y se atraen es factible retomar una relación de cero… Seamos sinceros… no se olvida el daño… las mañas no las perdemos sino con mucho tiempo de trabajo,… mmm eso…. no creo en el retorno… el duelo se vive es cierto… pero no para creer ke se volvera a esa relación… hay que buscar gente ke nos haga sentir felices, linda y seguras… mmmm que opinas de los las relaciones transición? ajajjajaja esos tipo que conoces cuando esta por terminar una relación y te ayudan a olvidar y superar?…

    • thatfashionbitch octubre 25, 2012 a 11:16 pm #

      Yo, personalmente creo si se puede volver, pero luego de haber pasado un rato y haberlo conversado y dejado las cosas claras. Y tener una postura firme, porque de nada sirve, estar con alguien que sigue con la misma postura por la cual todo se fue a la cresta. A veces un término si sirve, para “ventear” la relación, no estoy hablando de estar con alguien más, sino que alejarse y pensar las cosas, valorar otras tantas y así. Y si, siempre está la gente a la cual uno se arrima, por un rato, a veces para tratar de conocernos de que estamos bien sin nuestro ex, pero jajajaja después si aún hay amor, ese sujeto de “transcisión” no sirve de nada excepto para uno misma morir de risa y verguenza jajaja besos Vale!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mila punto com

¡Me encanta que te encante!

chameleonic.

i got style, puss.

A %d blogueros les gusta esto: